El 29 de octubre se conmemora el Día Mundial del Ictus, una fecha que sirve para concientizar sobre la importancia de controlar y prevenir los factores de riesgo.

El ictus o más comúnmente conocido como infarto cerebral o embolia, es una enfermedad cerebrovascular. La misma se produce cuando hay una rotura u obstrucción en un vaso sanguíneo, reduciendo el flujo de sangre que llega al cerebro. Esto lleva a que las células nerviosas no reciben oxígeno y dejan de funcionar.

La probabilidad de tener un ictus aumenta en las personas que presentan ciertos factores de riesgo controlables como la hipertensión, el colesterol, diabetes mellitus, el sedentarismo o la obesidad.

Otras causas que pueden derivar en un ictus tiene que ver con la edad avanzada, herencia familiar, la estación del año (el ictus puede ocurrir en climas de frío o calor extremo), consumo en exceso de alcohol, tabaco y otras drogas.

Los síntomas se desarrollan de manera rápida y en cuestión de minutos se puede generar la lesión cerebral, algunos de estos síntomas a tener en cuenta son:

  • Hormigueo o debilidad muscular en la cara, brazo o una pierna especialmente un lado del cuerpo.
  • Dificultad para hablar, leer o entender a los que hablan.
  • Distorsión de la visión en uno de los ojos
  • Dolor de cabeza intenso.
  • Perdida de equilibrio y de coordinación.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Jockey Club Córdoba

GRATIS
VER