Nuestra M-15 disputó en Santiago del Estero el tradicional torneo “David Werenitzky” para la categoría , que organizan los amigos de Santiago Lawn Tennis Club, y se consagró campeón de copa de plata tras derrotar en la final a Huirapuca 16-14.

Tras su salida de infantiles, es quizás la primer gran experiencia competitiva que tienen nuestros proyectos más jóvenes del rugby juvenil. Es por esta razón que los resultados son anecdóticos, y el objetivo más importante se centra en que los chicos disfruten de la experiencia de medirse contra equipos que no conocen, poniéndose a prueba como grupo partido a partido.

En este marco el debut de los chicos en el torneo cumplió las expectativas. Con una sólida presentación despacharon a uno de los locales, Old Lions, por 21-7. En el partido del sábado por la tarde frente a Marista de Mendoza los chicos finalizaron empatados en 14 puntos, por lo que los organizadores tuvieron que apelar al punto 6 del reglamento, en donde los cuyanos salieron premiados por marcar el primer try del partido y continuaron su camino en la copa de oro, mientras que nuestros jugadores clasificaron a semifinales de copa de plata.

El domingo a las 10,50 de la mañana se disputó el partido de semifinales frente a Santa Fé Rugby, donde los rojiblancos obtuvieron el triunfo por 15-5, accediendo así a uno de los lugares para la final de copa de plata. El partido definitivo, jugado por la tarde, fue frente a Huirapuca de Tucumán, y como era de esperar, fue un partido sumamente disputado y físico.

El primer tiempo de la final fue favorable a los hípicos, que se fueron al descanso 10-0 arriba. Los tucumanos, consiguieron responder temprano en el segundo tiempo para ponerse 10-7, pero los hípicos se escapaban minutos más tarde a 13-7 gracias a un penal. Cuando quedaban 2 minutos de juego, los de concepción dieron el golpe con un try y pasaron al frente 14-13. Los segundos finales fueron apasionantes para todos los presentes. Jockey sacó a relucir su orgullo, y con mucha paciencia pero a la vez mucha agresividad, fueron en busca del partido. Un penal en la última jugada puso la chance en los pies del pateador hípico, y con nervios de acero, este la mandó a pasear entre medio de la hache.

La copa de plata fue un premio más que merecido para un excelente grupo de jugadores y amigos, que nos representaron de manera notable en el torneo, donde ganaron 3 partidos, empataron 1 y no recibieron ninguna tarjeta en todo el torneo. Su conducta fuera de la cancha fue ejemplar y adentro mostraron los atributos más lindos de un jugador del Jockey Club Córdoba. ¡Felicitaciones a los jugadores y staff por una excelente experiencia!

Agradecimiento especial a Ricardo Alonso, por proveernos de toda la información detallada.

Artículos Relacionados

2 Respuestas

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.