Fotos: Alejandro Farfan

Por la cuarta fecha del Super 8 cordobés nuestra primera división y Palermo Bajo se sacaron chispas en un entretenido partido, que finalmente favoreció al equipo de los bulevares. El resultado complica las chances de nuestro equipo para acceder a las semifinales del torneo local.

Salvo por el fuerte viento, la jornada sabatina se mostró en excelentes condiciones para disputar este duelo, en el que ambos -con diferentes escenarios- estaban obligados a ganar de cara a la definición del campeonato. Esta situación no es nueva para ninguno de los dos clubes, que en los últimos años han protagonizado grandes partidos, disputándose un lugar en las definiciones, con mejor suerte para nuestro club.

El partido que se apreció en cancha del escarabajo mostró a un equipo local más concentrado y efectivo. Mostrando un gran manejo de su plan de juego, tardaron 10 minutos en vulnerar el ingoal hípico, y aprovechando errores ajenos, a los 15′ llegaría la segunda conquista. Jockey, que se presentó con algunas variantes en los backs con Mallia de 10, Luna de 15 y Lazcano de 12, tenía la frescura y vocación de juego que viene mostrando en los últimos partidos, pero no la misma efectividad y contundencia.

Tras 20 minutos de probar sus variantes, el equipo decidió volver a sus roles naturales y las cosas empezaron a mejorar. Un buen control de pelota le permitió a Marcelo Blanco generar el espacio por donde Félix Luna (de gran partido) entró sin ser tocado hasta el ingoal. Los equipos se acomodaban en la cancha y el partido sería de ida y vuelta hasta el final, con un Bajo con mejor juego colectivo y un Jockey con mejores individualidades. En el intercambio de golpes del primer tiempo quedaban todavía dos penales y un try para el local, y dos tries hípicos (Pulella y López) en los que Franco Molina dio pinceladas de su jerarquía.

El segundo tiempo no bajó ni en intensidad, ni en emociones. Jockey dominó más en posición y en territorio, pero toda la tarde padeció de los errores propios, que frustraban interesantes movimientos. Con Luna, Mallia y López como abanderados en el juego, más la efectividad de Lazcano a los palos, fue acercándose en el tanteador hasta quedar abajo solamente por un punto (33-32) cuando restaban 10 minutos en el reloj.

La numerosa parcialidad roja y blanca que se acercó a los bulevares se ilusionaba, mientras que su contraparte aguantaba la respiración. Pero en el momento de mayor presión el equipo local respondió, recuperó la pelota y el protagonismo, y con un try de moul y un penal despertó del sueño a los hípicos, que no obstante siguieron jugando con mucho orgullo y pasión cada pelota, hasta el último try de Busleiman, que dibujó el resultado final 43-39 para Palermo Bajo.

Nada que reprocharle a este jóven equipo, que dejó la vida en cada pelota. Que lo pudo haber ganado si no hubiera cometido tantos errores, pero de los errores y de las derrotas siempre se aprende. No hay tiempo para lamentos y lo mejor todavía está por venir para este gran equipo, que tiene por delante una semana de ensueño y la oportunidad de un gran premio, cuando dispute este sábado en Rosario la final del Nacional de Clubes B.

Formación JCC:

1- Santiago Pulella, 2- Ignacio Palomeque, 3- Facundo Devoto, 4- Matias Goren, 5- Franco Molina, 6- Joaquín López, 7- Bruno González, 8- Sergio Gotti, 9- Marcelo Blanco (c), 10- Juan Cruz Mallia, 11- Lucas Busdrago, 12- Francisco Lazcano, 13- Julio Deheza, 14- Horacio Urtubey y 15- Félix Luna.
Ingresaron: Ramirez, Romero, Busleiman, Galloppa, Perea, Barreiro y Alvarado.
Entrenadores: Barreiro, Fiori, Chali, Sosa Gallardo y Albano.

Tries: Luna, Pulella, López, Busdrago, Busleiman.
Conv.: Lazcano (4)
Pen.:  
Lazcano (2)
Amarilla: 
Goren

Artículos Relacionados

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.