La semana pasada, el staff de M-7 quiso hacer un experimento con sus jugadores: sacarlos del contexto del campo de juego para evaluar desde otro lugar como están incorporando conceptos los más bajitos.

La idea fue un “exámen” escrito, con consignas como: dibujar un jugador haciendo un tackle permitido, en que dirección debe correr el jugador para anotar el try, como es una cancha, etc.

La acción se llevó a cabo en los vestuarios y fue todo un éxito.

“Salió muy lindo y creo que es muy rico en cuanto a la percepción de ellos por lo que se ve .. del juego,el espacio…. Y como entienden el rugby no? .. y el hecho de hacerlo en un vestuario también significó para ellos un impacto groso. Les dijimos que era un vestuario donde iban a poder cambiar se cuando jueguen en primera…jeje”  (Entrenador M-7)

El aprendizaje de una practica compleja como es el rugby no es sólo una cuestión de repetición de situaciones o de ejecución de destrezas. Es un continuo hacer y reflexionar sobre ese hacer, y el trabajo no es sólo dentro de un rectángulo verde, si no que se extiende a otros espacios igual de importantes. Que bueno que los más chicos ya lo puedan estar viviendo así.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Jockey Club Córdoba

GRATIS
VIEW