Ayer sábado teníamos un desafío muy interesante, era la tercera fecha de la segunda ronda del Campeonato Cordobés, y jugábamos contra Tala. Veníamos de vapulear en la segunda fecha a Carlos Paz, equipo que se encuentra francamente disminuido y con poca competitividad; mientras que en la primer fecha nos tocó el Athletic, quien en los papeles era un equipo superior, con un plantel de jugadores en equipos nacionales (Jaguar, Pampas XV) sin embargo le dimos una batalla interesantísima;  de hecho fuimos ganando gran parte del encuentro; y debido a una desconcentración en un partido chivo y un clásico como suele ser, cerrado y relativamente aburrido, pero emocionante, se terminó definiendo con un try de la visita lo cual hizo que se nos escapara la “tortuga”. Llegábamos al Tala en una situación relativamente complicada ya que tenemos varios jugadores de gran desarrollo técnico-táctico lesionados ( Topo, Bam Bam, Fabio Galloppa….),  pero veníamos con mucha confianza….. habíamos entrenado bien; la semana la habíamos sentido buena,  el martes tal vez un poco relajados pero el jueves ya dentro del ámbito natural que nos rodea; sentimos un gran apoyo de nuestras queridas juveniles, que nos dedicó una bandera con una frase muy emotiva y lo cuál nos brindaba una situación linda, fuerte para el desafío. El partido comenzó de manera favorable para nosotros, de hecho a los pocos minutos abrimos el marcador con una  jugada bien estructurada que se selló con un try de maul poniéndonos 5 a 0. De allí en más la desconcentración nos rodeó….no logramos en ningún momento una adecuada función como equipo, un error tras otro, menudencias, pequeñas cosas. ¿ a que le podemos atribuir semejante situación? ¿falla de nuestro equipo? ¿mérito del rival? Es difícil poder dar un diagnóstico preciso, lo cierto es que al equipo local, el tala, se lo veía más seguro en sus movimientos, proponía más juego, una defensa prolija cuando nos proponíamos atacarlos; nosotros en cambio fuimos muy erráticos en los movimientos de juego, en el manejo de la pelota, no lográbamos encadenar fases y así el partido se fue desarrollando con situaciones equívocas en forma sistemática; todo esto fue marcando una diferencia en el juego, en el territorio y en el marcador. Seguramente la desesperación nos llevó a cometer muchos errores, tanto individuales como grupales lo que tuvo como consecuencia la sanción sistemática a nuestros jugadores (3 o 4 amarillas) lo que empeoró la situación y motivó el descontento tanto del equipo técnico, como de la tribuna manifestando cierta aversión y agresión verbal hacia el árbitro. Tenemos un equipo  sumamente competitivo, con un altísimo nivel de juego tanto individual como grupal, pero ayer no lo pudimos plasmar dentro del campo. Nos hubiera encantado brindarle a la tribuna, a nuestros seguidores, a nuestros amigos, a nuestras familias un mejor juego, una mejor conducta…. para así transmitir tranquilidad y madurez que seguramente en la tribuna también se hubiera plasmado con un apoyo sin agresión ni para el equipo contrario ni para el árbitro. Los responsables del juego de ayer, o del resultado fuimos nosotros, el equipo técnico, el plantel de jugadores y no las decisiones del árbitro. Nosotros agradecemos el apoyo, sentimos a todos parte de esto, queremos seguir creciendo y queremos, necesitamos que ustedes nos ayuden en éste camino. Los desafíos siguen, el trabajo continúa y muy lejos de bajar los brazos vamos, fiel a nuestra filosofía, vamos a invertir más tiempo y trabajo y sin dudas tendremos los resultados por todos esperados. VAMOS HACIA DELANTE, QUE QUEDA MUCHO POR CONSEGUIR.]]>

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.