Su padre Gustavo Carrara, socio de la Institución, ex vicepresidente 1º de ella, hizo participar a sus hijos desde pequeños en el Club.

Luciano de niño defendió, en Rugby, nuestros colores y se aferró para siempre al Club, como jugador, como entrenador y colaborando en todo lo que estaba a su alcance. A unas diez camadas de rugby infantil les inculcó, como entrenador, sus conocimientos y sus valores.

Cuando un niño tome en sus manos “la guinda” allí estará el recuerdo latente deLuciano.

Hoy  con profundo dolor lo despedimos y hacemos llegar a su familia nuestro acompañamiento en este doloroso momento.

H.  Comisión Directiva  del Jockey Club  Córdoba.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.