Las temperaturas bajan y el cuerpo nos pide que reforcemos nuestro sistema inmunológico. Lo ideal y recomendado es llevar un estilo de vida saludable, sostenido en el tiempo y que no fluctúe por las estaciones del año. La energía que nuestro organismo necesita para realizar sus funciones vitales, es la misma sin importar la estación del año.  Es por ello que les traemos 3 recomendaciones fundamentales para mantenernos saludables en invierno:

Consumo de frutas y verduras…¡durante todo el año!

Estos alimentos nos aportan fibra, agua, e infinidad de vitaminas y minerales necesarias para que nuestro organismo organismos se mantenga fuerte.  En invierno se nos hace más difícil escoger frutas y verduras, ya que solemos optar por platos mas calóricos y reconfortantes que nos mantengan calientes, es por ello que se recomienda adaptar estos alimentos y hacerlos más apetitosos para consumir durante la época invernal. Por ejemplo, podemos optar por vegetales grillados, sopas de verdura, soufflés, budines, vegetales al horno, puré, tortillas, terrinas, ensaladas tibias, guisos de legumbres y carnes desgrasadas. En cuanto a las frutas, una buena opción en invierno es preparar compotas o fruta asada al horno.

Una alimentación saludable se caracteriza también por escoger productos de temporada. Entre las frutas de estación se destacan manzana, pera, kiwi y cítricos (naranja y mandarina). Y las verduras: zapallo, acelga, brócoli, espinaca, batata, papa, ajo, cebolla, puerro y repollo.

Mantener la actividad física

La actividad física es uno de los factores claves para mantenerse saludable: contribuye a la salud de los huesos, ayuda a normalizar los valores de presión arterial, disminuye colesterol y triglicéridos y reduce el riesgo de sufrir enfermedades crónicas, incluidas las cardiovasculares. La recomendación es hacer al menos 30 minutos diarios de actividad física moderada (como caminar), al menos cinco veces por semana.

 

 

¡Buena hidratación!

Durante el verano, las botellas de agua suelen acompañarnos a todos lados, pero en invierno suele quedar olvidada en nuestra cocina. Pero una correcta hidratación también debe mantenerse todo el año. Una buena opción es aumentar el consumo de infusiones como mate o té o alimentos liquidos como sopas y caldos. De todas maneras, el consumo de agua debe ser un requisito infaltable en nuestro día a día.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.