En el marco del Día de lucha contra el Cáncer de Próstata (11 de junio), los invitamos a conocer esta problemática de salud que afecta a hombres en la etapa de adultez y que se encuentra en el cuarto lugar a nivel mundial como uno de los canceres con mayor mortalidad por año en base a las estadísticas establecidas por la OMS (Organización Mundial de la Salud) en el año 2020.

La próstata es una glándula pequeña que se encuentra debajo de la vejiga con forma de nuez que tienen los hombres y que produce el líquido seminal que nutre y transporta el esperma. El cáncer de próstata se produce cuando se forman células malignas (cancerosas) en los tejidos de la próstata. La mayor particularidad de esta enfermedad es que no genera síntomas hasta estadios avanzados, por lo cual es recomendable comenzar a realizar controles anuales con el urólogo a partir de los 50 años. En el caso de las personas con antecedentes familiares, deben comenzar su chequeo entre los 40 y los 45 años.

El cáncer de próstata puede causar signos y síntomas como:

  • Flujo de orina débil o interrumpido.
  • Urgencia repentina de orinar.
  • Necesidad frecuente de orinar (en especial, de noche).
  • Dificultad para empezar el flujo de orina.
  • Dificultad para vaciar la vejiga por completo.
  • Dolor o ardor al orinar.
  • Sangre en la orina o el semen.
  • Dolor de espalda, cadera o pelvis que no desaparece.
  • Falta de aire, mucho cansancio, latidos rápidos del corazón, mareo o piel pálida a causa de anemia.

Los factores que pueden aumentar el riesgo de padecer cáncer de próstata son los siguientes:

  • Edad avanzada:  es más común después de los 50 años.
  • Antecedentes familiares: Si se le diagnosticó cáncer de próstata a un pariente con-sanguíneo, por ejemplo padre, hermano o  hijo, es posible que tu riesgo aumente.
  • Obesidad:  las personas obesas tienen un mayor riesgo de tener cáncer de próstata que las personas que se considera que tienen un peso saludable, aunque los resultados de los estudios son desiguales.

Es de suma importancia realizar los chequeos urológicos periódicos y no esperar a la aparición de síntomas para consultar.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.