Por Jorge Díaz

El sábado a las 15:30 se enfrentaron Athletic y Jockey en la cancha del “Rojinegro”. El partido finalizó a favor del club Hípico 16 a 15.

Sea la división que sea, y en la circunstancia que sea, los clásicos se juegan con garra, corazón y pasión. Así fue el último Sábado en cancha de Athletic, donde el Albirrojo salió a la cancha con plena convicción de ganar. Con más corazón que juego, a los 17m del PT llegaba al try gracias a Nicolás Arias, dejando el resultado 5 a 3.

El encuentro no daba demostraciones de buen traslado de pelota, ni de scrums o lines ganados con autoridad; pero nada de eso importaba, los partidos con el eterno rival ante todo, se ganan. Jockey supo aprovechar las desconcentraciones del local y a los 32m, Gerard Errecaborde, apoyaba la pelota en el ingoal. Para el final del primer tiempo Athletic aprovechó un hueco que dejó la defensa visitante y llegó al try decretando un empate parcial en 10 puntos por bando.

Durante el entretiempo la charla técnica tocó el corazón de los jugadores de Jockey, que salieron con todo al segundo tiempo. A los 5m, Marcos Perea, convertía en tres puntos un penal; y a los 13m repetía la acción para dejar las cosas 16 a 10.

La desconcentración y los nervios jugaban un papel muy importante por parte de los dos equipos. Athletic, a los 17m, concretaba su segundo try de la tarde y lo dejaba a tiro de pasar al frente. Valga la redundancia, los nervios jugaron su papel y el local desperdició la conversión. A partir de ese momento el desarrollo del partido no cambió mucho, los hípicos defendían con alma y corazón, y el Rojinegro, vestido de blanco esa tarde, atacaba pero no podía penetrar la férrea defensa rival. Tal es así que Jockey se terminó llevando la victoria por un ajustadísimo 16 a 15.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.