Por la tercera fecha del Torneo ICBC Nacional de Clubes el Jockey Club Córdoba quedó en la puerta de traerse un gran triunfo de la ciudad de La Plata, al caer por la mínima 23-22. El conjunto hípico deberá viajar el próximo fin de semana y ganar si quiere conservar sus chances de clasificar a la segunda ronda de la competencia.

El reloj marcaba las 17 en Manuel Gonnet cuando el árbitro Mauro Rivera dió inicio al encuentro, que enfrentaba a dos equipos con realidades opuestas. El conjunto “canario” venía de ganar en sus dos presentaciones anteriores y quería conservar el invicto, mientras que los cordobeses cayeron en ambas oportunidades, con muchos detalles a mejorar (sobre todo en la obtención).

El inicio del partido mostró a un equipo local con el control de la pelota, pero con dificultades para avanzar en el campo producto de una férrea y agresiva defensa roja y blanca. Jockey pudo recuperar en este primer tiempo varias pelotas desde la convicción de su defensa, especialmente con el trabajo de sus terceras líneas José Deheza, Ramiro Robledo y Francisco Panessi. Con el correr de los minutos los de la docta fueron siendo cada vez más fuertes en el scrum y mostraron variantes interesantes en el line que les permitieron pelotas de calidad para atacar (déficit más grande de la semana anterior), el partido se hizo de ida y vuelta pero con pocos puntos en la pizarra, sólo las patadas de “Topo” Salazar y Pedro Mercerat conseguían mover el tanteador, lo que dejó las cosas 9-3 para el local al final del primer tiempo.

Mucha gente había en la cancha en la tarde platense, y entre esa gente, mucha había ido acompañando a Jockey. En el aire se podía sentir que el partido estaba ahí, para cualquiera, pero sobre todo para los cordobeses, que les costaba un poco más mover la pelota producto de su actitud y su ansiedad, pero que eran más en las formaciones fijas. Esa sensación que se podía oler y tocar no tardó en materializarse, de movida nomás, a los 2 minutos de comenzada la segunda etapa. Desde un scrum en mitad de cancha salió la pelota hacia los backs hípicos, que con dos pases encontraron a Julio Deheza cortando por el centro la defensa amarilla y azul. Este sólo tuvo que fijar al fullback y soltar un pase interno para que su hermano José apoye debajo de los postes. Gran try, 10-9 arriba Jockey.

Pero en este nivel no puede haber lugar para las desconcentraciones, porque se pagan caro. De la salida de ese try, un error en el despeje le dió al conjunto local un line en 22 yardas rivales que, 2 minutos más tarde, les permitió gestar una réplica que puso al fullback Pedro Mercerat en el ingoal hípico. La conversión no fue buena, lo que dejaba todo a tiro de try: 14-10. Jockey viajó decidido a ganar, y fue a buscar el partido, pero durante 20 minutos chocó con su ansiedad y con una buena defensa, en ese lapso, Mercerat volvió a sacar 3 puntos más de diferencia. No obstante, este equipo tiene un “cerebro”, que cuando consigue hacer que los demás se acoplen a él, el equipo juega un rugby de primer nivel. Y ese cerebro llamado Ignacio Plans hizo contacto con su equipo, y dirigió un ataque magistral de mucha dinámica que terminó con Ramiro Robledo apoyando su try. Salazar no pudo cerrar la jugada de 7 puntos y quedaban las cosas 17-15 para La Plata.

Los últimos 10 minutos fueron de mucha adrenalina para ambos, los de amarillo no encontraban huecos en la defensa roja y blanca pero se las ingeniaban para poner las acciones en campo rival con patadas al fondo. Jockey no conseguía dar el zarpazo final pero actitud le sobraba. Un par de indisciplinas y la puntería de Mercerat le daban a La Plata una ventaja de 23-15, cuando al minuto 38, en pleno ataque platense que intentaba cerrar el partido, el “Topo” interceptó la pelota y corrió casi 90 metros hasta abajo de los palos para dejar las cosas 23-22 y darle vida a la ilusión hípica. La última pelota del partido fue para Jockey, que fue a buscarlo desde atrás, que lo quiso siempre, pero como en muchos pasajes del partido, le faltó precisión a tanta actitud y quedo a un paso de la hazaña.

Pasadas las primeras 3 fechas queda una sensación agridulce. El equipo cuando conecta, sobre todo con su 9, juega un rugby de alto vuelo y demuestran que se está al nivel de todos los equipos de esta competencia. Pero las imprecisiones en los detalles y las desconcentraciones en momentos claves han sido su rival más duro y han dejado a toda la familia roja y blanca con el grito de victoria atragantado por lo menos en dos ocasiones. El deporte tiene mucho de estas cosas, pero sobre todo tiene mucho de mirar siempre al frente, ser autocrítico y trabajar en los errores. No hay tiempo para lamentos, si para seguir creciendo. Ahora viene la revancha en Rosario con los “primos” verdiblancos. Revancha que va más allá del resultado, sino de conquistar un premio que este grupo merece: ganar para coronar el esfuerzo de un grupo de jugadores y entrenadores que semana a semana se esfuerza por ser mejor, ganar para seguir creciendo y establecerse como uno de los mejores clubes del rugby nacional.

 

Formación Jockey Club Córdoba:

1- Javier Martin 2- Rodrigo Michelotti, 3- Facundo Devoto; 4- Efraín Gonzalez, 5- Joaquín Lopez Faure; 6- José Deheza; 7- Ramiro Robledo, 8- Francisco Panessi; 9- Ignacio Plans, 10- Juan Soler, 11- Federico Salazar, 12-Leandro Brunetto (C), 13- Julio Deheza, 14- Tomás Bertotti; 15- Matías Suárez.
Ingresaron:
Segundo tiempo: 17´Fabio Gallopa por Joaquín Lopez Faure, 18´Horacio Urtubei por Juan Soler, 32´ Ignacio Palomeque por Javier Martin y 33´Joaquin Lopez por José Deheza.

Entrenadores: Ignacio Seia y Ramiro Lopez.

Artículos Relacionados

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.